12:23 h. Viernes, 20 de Octubre de 2017

EL LAMENTABLE ESPECTACULO DE LAS PORRAS CONTRA LAS URNAS

A Coruña con Catalunya y contra la represion contra el referendum del 1 de Octubre

A Coruña, a 2 de Octubre de 2017

Ante la Delegación del Gobierno

En A Coruña, Galicia y toda España la ciudadanía ha salido a las calles para expresar su rechazo a la violencia innecesaria de las fuerzas policiales durante la celebración del referendum del 1 de Octubre. La causa más relevante del desastre ha sido la manifiesta incompetencia política de ambos interlocutores, agravada en las calles por sectores de una prensa lamentable, que salvo honrosas excepciones, se dedicó durante el mes previo a añadir leña al fuego en lugar de aportar argumentos para favorecer la comprensión y la racionalidad.

informacioncolaborativa.opennemas.com  |  02 de Octubre de 2017 (03:21 h.)
Más acciones:

A Coruña, a 2 de Octubre de 2017

Ante la Subdelegación del Gobierno

En A Coruña, Galicia y toda España la ciudadanía ha salido a las calles para expresar su rechazo a la violencia innecesaria de las fuerzas policiales durante la celebración del referendum del 1 de Octubre

La represión brutal durante el desarrollo de la convocatoria del referendum del 1 de Octubre en Catalunya ha sido un espectáchulo lamentable y bochornoso. Enfrentamientos verbales entre fuerzas del orden estatales y catalanas, agresiones excesivas de las fuerzas del orden contra resistencia pasiva de la población, una cifra (estimada) de medio millar de heridos, al menos dos graves...

¿De verdad dos puntos de vista diferentes no han encontrado mejor modo de resolver sus diferencias? Los hechos solo demuestran un grado muy elevado de incompetencia política.

¿Réditos políticos? Marca España ¡Hemos quedado a la altura del betún a nivel internacional! Lo lamentable es que realmente es probable que unos contendientes políticos, como los otros, confíen en obtener rédito electoral futuro en el ámbito político de su competencia.

¿Quién ha perdido más? Todos los ciudadanos de este país, tanto en Catalunya como en el resto del estado. Han perdido la ya escasa tranquilidad que quedaba en estos tiempos de crísis (no solo económica, por si alguien tuviese dudas todavía).

También es responsabilidad política poner en juego la credibilidad y prestigio (la que todavía les queda) de los partidos políticos,  las instituciones, la justicia y las fuerzas policiales anti-disturbios.