08:54 h. Lunes, 19 de Febrero de 2018

NUESTRO PENSAMIENTO Y VOLUNTAD SON NUESTROS, SALVO QUE LOS MALVENDAMOS POR UN PLATO DE LENTEJAS

En política nada está escrito

A Coruña, a 15 de Enero de 2018

Pensar, sumar, cambiar

La historia, en política como en otras cuestiones, no la escriben las encuestas, los partidos o los cuentacuentos... Cuestión nuestra es votar en conciencia, sin miedo, con conocimiento de causa. Los hechos son los hechos y lo demás fábulas. Vista a la calle y un ojo critico a los medios para no vender los derechos por un plato de lentejas

informacioncolaborativa.opennemas.com  |  15 de Enero de 2018 (15:13 h.)
Más acciones:

A Coruña, a 15 de Enero de 2018

Pensar, sumar, cambiar

Si algo tiene posibilidades de permanecer bajo nuestro control como personas es nuestra voluntad y capacidad de análisis. Ningún relato inverosimil o cuento de hadas puede apagar la realidad; el secreto esta en poner todo en cuestión y no dar nada por hecho y sabido.

En estos tiempos de bombardeo mediático, encuestas y cuentos de hadas o brujas la realidad destaca cuando bajamos los ojos al suelo para ver la realidad y los elevamos para soñar futuros factibles. Nuestro criterio, nuestros ojos y dos manos.

Cuando se empezaron a vislumbrar y plantear posibilidades de cambio social y político mi consejo fue: No votemos a lo que nos venden como posible frente a lo que en verdad pensemos; votar en conciencia, votar distinto, era la única manera de romper los límites hacia nuevas mayorías posibles, nada estaba decidido y entonces, algo cambió. Es hora de consolidar esos cambios, el tiempo apremia, la historia no espera.

De nosotros como personas depende el voto; de los partidos y organizaciones sociales la voluntad de suma y unificación razonable sin apartar a nadie. El éxito de personas y organizaciones es la suma de fuerzas en la dirección correcta. El tiempo ha llegado, no habrá prórrogas.

Romper la tendencia es la única vía, el fracaso solo agravará las heridas sociales, asentará los despropósitos legislativos y la distorsión judicial y mediática que nuestros errores de juicio han permitido asumir al poder controlado por la derecha, el PP no está solo, no lo olvidemos.

Es necesario asentar un pensamiento, en el que se entrelace lo social y lo político en nuestra conciencia social. Ambas son patrimonio de las personas y no de los estados, salvo cuando estos se construyen por la suma de voluntades sin pisar los derechos de nadie, respetando la individualidad al tiempo que se valora el trabajo colectivo por el bien común.

Es tiempo de recuperar el control sobre nuestras vidas ¡Si somos la fuerza que mueve la historia, hagamos historia!  ¡Ojos abiertos,  cabeza y corazón! ¡Nosotros decidimos!