12:23 h. Viernes, 20 de Octubre de 2017

EN LUGAR DE MIRAR AL ORIGEN DE LOS PROBLEMAS

Lo que no se debate, el fondo de los problemas

A Coruña, a 17 de Septiembre de 2017

Imagen creada por freepick, libre para uso comercial con atribución al autor

Imagen creada por freepick, libre para uso comercial con atribución al autor

En lugar de enfocar las causas de los problemas, argumentar sobre el fondo de las cuestiones hacemos un enfoque visceral o folclórico. A menudo los titulares amplifican el problema en lugar de ilustrar y ayudar a tomar decisiones racionales. ¿Hemos olvidado lo que es un debate razonado?

informacioncolaborativa.opennemas.com  |  27 de Septiembre de 2017 (16:55 h.)
Más acciones:

A Coruña, a 17 de Septiembre de 2017

Imagen creada por freepick, libre para uso comercial con atribución al autor

Imagen creada por freepick, libre para uso comercial con atribución al autor

A menudo los temas que preocupan a las personas fuera de su ámbito más cercano, geográfico, temático se plantean en los foros políticos, en los medios de información... ¿Que ocurre entonces? Nos vemos desbordados por miles de argumentos, datos estadísticos, referencias a hechos recientes, referencias históricas,... ¿Cuan fiable es toda esta información?¿Nos dan tiempo para contrastarla?

Cada vez nos vemos más superados por este bombardeo, por la presión de las prisas... ¿Que ocurre en muchas ocasiones, cual es la reacción del ciudadano de la calle?

O entramos al trapo o no volvemos a casa, apagamos la tele, desconectamos de la prensa y nos sumergimos en los avatares de la vida de cada día, esa que si es realmente apremiante, personal, directa, inevitable... Abandonamos más, si cabe, la interacción social (pensamiento colectivo, grupal, ...acción también) y política (pensamiento colectivo, grupal, ...acción también).

¿Alguien más va a preguntar el porqué del silencio y la pasividad social?

Si los movimientos sociales, los partidos políticos, el periodismo se preguntan por que cansan tanto tal vez tendríamos que volver nuestra reflexión hacia la raíz de los poblémas, limpiarlos de polvo y paja, cuestionar toda la estructura informativa superpuesta y empezar a pensar más por nosotros mismo, ampliar despacio y sin presión nuestra base de conocimientos sobre los problemas que consideramos relevantes, posicionarnos mentalmente y aportar nuestro propio argumentario.

El paso siguiente es compartirlo con gente igualmente calmada y serena, crear argumentario social documentado, cargado de razones y experiencias contrastadas.

Tal vez en sería necesario hacer tai-chi antes y después de estas sesiones, para entrar y salir en calma de los debates, conservar antes como después la serenidad.

En realidad los problemas reales están fuera del bombardeo social, político y mediático. Están bajo nuestros piés. El foro social, politico o mediático puede organizar y enriquecer el debate o por el contrario enturbiarlo hasta extremos casi inconcebibles y desde luego insoportables.

La lectura acrítica de los medios de información, los discursos politicos o las campañas empresariales de propaganda es por principio totalmente insana. Dejarse llevar por los primeros impulsos, sin reflexión, no es muy inteligente.