06:12 h. Domingo, 19 de Agosto de 2018

PREOCUPA LA TENDENCIA DE EMPLEAR EL EJERCITO EN SEGURIDAD INTERIOR EN GRANDES PAISES DE AMERICA LATINA

Ejercitos empleados en seguridad interior para el control social

Resulta preocupante ver que, en grandes países de América latina donde hay una tendencia a la derechización del poder político se encuentren todo tipo de excusas para poner al cargo al ejército de la seguridad interior. En algunos de ellos se utiliza como excusa, tal vez veraz (o no) controlar el narcotráfico, en otros ni por asomo cabe la excusa o nunca se buscó tal, simplemente se utiliza a las fuerzas armadas para el  "control" de la sociedad y particularmente contra los movimientos sociales y los defensores de los dd.hh sin ningún disimulo..

informacioncolaborativa.opennemas.com  |  24 de Julio de 2018 (23:57 h.)
Más acciones:

A Coruña, a 24 de Julio de 2018

América latina, que una vez dio un giro a la izquierda, hoy, como es tendencia en el resto del mundo, existe un giro a la derecha, con tintes xenófobos en ocasiones y antisociales siempre que recuerdan los fascismos del siglo pasado que nunca se habían ido del todo a pesar de las apariencias.

Dentro de esta tendencia, que en algunos países como Brasil, se vio siempre con la policía militar, se ve que en otros como Argentina o México resurge con la excusa del narcotráfico o simplemente sin nada que trate ni siquiera de disimular o excusarlo.

Si a esto sumamos la tendencia al autoritarismo y el capitalismo en naciones que alguna vez presumieron de ser referente en otras direcciones, la tendencia no puede más que preocupar enormemente.

¿Hacia donde vamos? El panorama es cuanto menos preocupante, sobre todo cuando se ve la misma tendencia en Europa y en países como Israel... Frente a este... ¿con que se visten las llamadas democracias occidentales? al menos parece que la xenofobia y la derechización de la legislación interior en temas de derechos humanos flojea cuando no tiende a un conservadurismo feroz.

De la xenofobia escudada en temas económicos, laborales y migratorios como excusa al fascismo no hay más que una diferencia de grado, de matiz que, de puro sutil, es casi humo.

¿Quien apoya hoy en día los DD.HH. sin fisuras ni cuestionamientos velados?¿Qué fue de la reacción de las democracias occidentales contra el fascismo y el nazismo? Poco duran en la memoria las lecciones de la historia.

Da para preguntarse una vez más si en realidad, como tantas veces se ha dicho, la democracia liberal y el capitalismo, no son la cara amable, cuyo garrote disimulado es la amenaza del fascismo. El neo-liberalismo no es algo nuevo, la asunción del mismo por las democracias occidentales de modo indisimulado si lo es. Cualquier pretensión de preocupación por las necesidades sociales desaparece en tiempos de crisis...

Es economía, es política, pero no solo es ambas, las personas, los ciudadanos de a pie, guiados por la prensa terminamos asumiendo su relato y siendo parte activa por acción o inacción de aquello que sufrimos... Repito ¿Qué fue de los DD.HH. y la lección aprendida frente a los horrores de la última guerra mundial?¿Qué fue de la memoria histórica y su huella en viejas y nuevas generaciones?

Hablando de Europa, y en particular de España¿Qué hemos hecho de la memoria, es que acaso de 80 años de historia solo quedó el miedo a la guerra y el adoctrinamiento de 40 años de dictadura? Parece que la memoria social es más corta que los restos de la dictadura y sus esquejes y, por otra parte, los mentirosos tienen las patas más largas de lo que nos cuenta la sabiduría popular.