11:26 h. Jueves, 19 de Julio de 2018

ICredactor

8M : Un silencio poco habitual en las calles de A Coruña

Redactor, fotografo y/o activista

ICredactor | 09 de Marzo de 2018

En verdad sorprendía hoy a las 11 de la mañana el silencio, las calles vacias,... Ni siquiera la lluvia golpeaba el suelo... A la una se rompió por fin con la voz de las mujeres, concentradas cerca del Teatro Rosalía Castro, en la confluencia de las calles Bailén y Riego de agua, en defensa de la igualdad de derechos entre los sexos.

Tal vez a ello contribuyese la festividad local del día, pero no solo, no solo... Tanto que reclamar en justicia y tan larga espera! La paciencia tiene límites! Y si no los tuviese, entonces habría que ponérselos!

A Coruña, a 8 de Marzo de 2018

Concentracion Huelga General Feminista 8M. Concentracion 13 h CGT

Se acercaba el mediodia, el silencio y los escasos transeuntes llamaban la atención en un día de semana; ni siquiera la habitual lluvia de este tiempo rompía el silencio.

Llegando la 1 de la tarde, en el lugar previsto de concentración, próximo al Teatro Rosalía Castro, en la confluencia de las calles Bailén y Riego de agua, se empezaron a concentrar las mujeres... Ellas, como en todos los actos que les atañen específicamente, llevaban toda la organización; los hombres acompañaban, ayudaban, pero ellas llevaban la voz cantante del reclamo de sus derechos eternamente invisibilizados y postergados...

Casi todos los días D en la historia marcan hitos sangrientos, nota trágica de realidades cotidianas deplorables ahogadas por la prisa, la indiferencia y la rutina. El 8 de Marzo no es una excepción...

¿Llegó al fin la hora de la justicia social para la mitad de la población? ¿El poder, las empresas, las organizaciones, la sociedad en general y los hombres en particular tienen la respuesta a esta pregunta...?

Tal vez si siguen sin cambiar el tercio, la realidad los atropelle! Una realidad que no se puede tapar - que dependemos como sociedad de un abuso injusto sobre la mitad de la población  para mantener en marcha un sistema que, sin ellas, hace aguas por todas partes o al menos implica más duras cargas para la otra mitad del mundo, la que calla, al equilibrar la balanza de la justicia social entre los sexos.

Más acciones:
Otros autores