06:56 h. Martes, 21 de Noviembre de 2017

ICredactor

Este control ferreo ¿A donde nos lleva?

Redactor, fotografo y/o activista

ICredactor | 08 de Noviembre de 2017

A Coruña, a 7 de Noviembre de 2017

Cuando se apunta en una dirección y se emprende paso a paso el camino ¿Quien puede decir que no adivina cual será el destino?

A Coruña, a 7 de Noviembre de 2017

Quien gusta de convertir lo excepcional en costumbre y recorre paso a paso el camino, cuando llega a destino... ¿Puede en verdad alguien decir que no sabe cual será?

Que se puede esperar de un gobierno que ha construido su camino legislativo abusando de  los reales decretos, restringido o anulando el control al legislativo y ejecutivo de la oposición usando todos los recursos y triquiñuelas que el poder ejecutivo le otorga...: aquello de lo que ahora da muestra.

El uso del Artículo 155 de la constitución y el poder judicial para resolver el problema de su incapacidad para dar solución a uno de tantos problemas políticos que, solo por su incapacidad de afrontarlos en tiempo, han llegado a un extremo dramático. Antes ellos, como otros antes o después, solo han sabido afrontar la cuestión autonómica covirtiéndola en moneda de cambio para las mayorías absolutas que sus propios números no daban en el gobierno central.

Otros medios, no sin razón dada la secuencia de acontecimientos, emplean la frase "El Gobierno del PP le está cogiendo el gusto a intervenir cosas". En verdad así parece y, dados los precedentes históricos de su organización y sus orígenes da para que sintamos "una cierta preocupación" ¿No creen?

Aplicación del 155 por su incapacidad de ser flexibles, lo suficiente para saber negociar, particularmente en los últimos tiempos - ahora ya no cabe el mercadeo -. La amenaza, nada velada, de hacer uso del 155 en otras autonomias. La intervención en las cuentas de los ayuntamientos, ahora exacerbada en el caso de Madríd con un seguimiento semanal... ¿Sigue esto sin dar motivos para sacar conclusiones y predicciones de futuro?

En parte, no nos engañemos, es por presión europea (¿acaso Italia no sufrió una intervención directa en su ejecutivo?), pero sin duda el gobierno gusta del uso desmedido de su poder central prescindiendo en donde le falta, le incomoda o le resulta peligroso el poder que da a otros la validación de las urnas...

¿Que nos queda por ver para que algunos vean condenados a espacios decorativos el poder politico y el respeto a la soberanía? El poder político queda en segundo plano, como un revolver sin balas, cuando el poder económico toma posturas contrarias a sus decisiones. ¿Acaso no es una realidad evidente, no solo en momentos excepcionales si no también habitualmente?

La distancia entre el capitalismo y el fascismo se reduce por momentos. ¡Quien se siente capaz de medirla que de un paso al frente y nos tranquilice o nos asuste según proceda! El caso es que no podemos seguir en esta incertidumbre, mientras los perros de la dictadura nos asustan, discutiendo si son galgos o podencos en lugar de apartarnos decididos de sus fauces.

Más acciones:
Otros autores