16:21 h. Jueves, 13 de Diciembre de 2018

ICredactor

División social: No hay justificación que valga

Redactor, fotografo y/o activista

ICredactor | 16 de Marzo de 2018

A Coruña, a 15 de Marzo de 2018

Las necesidades, las causas y los que las sufren están en la calle y no en las organizaciones. O están al servicio de la las personas, o se sirven a si mismas.

Todos deberíamos recordar la fabula de Tomás de Iriarte: Los dos conejos - Una historia sobre la identificación del enemigo, galgos o podencos. A la hora de la verdad lo que importa no es la discusión, es la acción. En este caso ni siquiera podemos huir como los conejos, eso no nos mantiene a salvo, solo queda la lucha.

Aquí se dice: "A loita é o único camiño"... ¿Alguien cree que afrontarla divididos mejora las posibilidades de ganar? ¡El que lo crea que se atreva a decirlo con esas mismas palabras a voz en grito!¿Por qué si no se dice eso de "divide y vencerás"?

 

A Coruña, a 15 de Marzo de 2018

Si algo se aprendió bajo la dictadura, tras la transición, en el 15M, en cualquier tiempo y ámbito es las organizaciones sociales y políticas existen y se justifican por y para servir a las necesidades de las personas. El bien mayor es el bienestar de las mayorias, sin exclusión de las minorias.  Es más, el trato que las mayorías dan a los minorias retrata a una sociedad, a sus organizaciones sociales y políticas.

Si el fin es lograr esto ¿Qué justifica que se luche - en la calle - por separado, dividiendo fuerzas, dificultando la visualización de la opinión de la población que lucha?

En mi opinión las divergencias se expresan en el discurso y no en la lucha, asi debe ser en cualquier caso, más en las grandes luchas, las que afectan a toda una sociedad como son las pensiones, la igualdad de derechos, los derechos civiles básicos...

El lugar para la discrepancia no es la batalla, por mucho que se discrepe en la estrategia hay momentos en que se tiene que visibilidad la unidad frente a quienes tienen por obligación defender los derechos de la mayorías y el respeto y consideración a las minorias.

Es la sociedad frente a todos los poderes que, desde la representación, arrebatan lo que les llevó a sus cargos, los compromisos con la sociedad. Es la sociedad frente a los otros poderes, los que no han sido elegidos. Es la sociedad que plancha los papeles mojados.

Las discrepancias despues, la lucha primero, particularmente en las causas y momentos clave.  Creo que alguien debería recordar la fabula de los dos conejos, la de si galgos o podencos, antes de que todos pasemos a formar parte del menú del dia en cualquier batalla, algo que ocurre más a menudo de lo debido, literalmente: Los dos conejos - Tomás de Iriarte.

 

Más acciones:
Otros autores