12:22 h. Viernes, 20 de Octubre de 2017

ICredactor

¿Incapaces de gobernarnos solos...?

Redactor, fotografo y/o activista

ICredactor | 04 de Octubre de 2017

A Coruña, a 3 de Octubre de 2017

Es triste cuando en un país se tiene que recurrir a otras instancias externas para resolver sus asuntos internos. En todo caso, en algunas ocasiones es necesario.

A Coruña, a 3 de Octubre de 2017

A veces es necesario, por el bien de todos, que un organismo internacional supervise el desarrollo de un acontecimiento puntual , por ejemplo unas elecciones u otro evento político, al considerar alguna de las partes que están en cuestión las garantías debidas de legalidad, limpieza o respeto a los derechos humanos.

En ocasiones el cuestionamiento no es puntual, si no de carácter general sobre el comportamiento de un gobierno, un estado o una institución...

En todo caso estos cuestionamientos revelan una incapacidad para resolver conflictos por las vías ordinarias: Constitucional, legal, política,... dentro del propio país.

En este país se están cuestionando ya demasiadas cosas, y no por primera vez. En el los conflictos se han sucedido, con treguas temporales. el conflicto territorial es uno de estos casos.

El cuestionamiento de muchos ciudadanos de este país en otros temas va mucho más allá, en el caso de las políticas de austeridad va mucho más allá,  trasciende la esfera nacional y alcanza la europea, para algunos incluso trasciende la europea. ¿Ante quién podríamos plantear la mediación en semejantes conflictos?

En todo caso, que las cuatro décadas transcurridas desde la transición no hayan ayudado a sellar estas diferencias pone en cuestión la vigencia, como herramienta correcta, de la constitución del 78 y más en concreto lo referido a la cuestión territorial.

En momentos más tranquilos hubiese sido el momento adecuado para plantear una revisión y reforma a fondo, pero no se ha hecho. Plantear reformas en el momento más crítico de una crisis tal vez no sea la mejor idea, pero por el camino que vamos no quedará otro remedio para evitar males mayores.

¿Será necesario y/o deseable pedir mediación internacional para hacerlo si no se encuentra otra vía más razonable? Tal vez lo sea si no somos capaces de conseguir que los representantes máximos de las dos partes en conflicto no son capaces de dar solución a la cuestión y tampoco son capaces de hacerse a un lado.

¿Sería el camino hacia una solución razonable el plantear elecciones anticipadas, nacionales en España y autonómicas en Cataluña?

Hoy solo tengo preguntas, tal vez muchos vean respuestas claras, yo sinceramente no. En todo caso, como todo hijo de vecino, voy formando mis opiniones desde la mayor prudencia posible en terrenos en los que no tengo claras las cosas.

Más acciones:
Otros autores