11:25 h. Jueves, 19 de Julio de 2018

ICredactor

Los instintos no siempre nos sirven bien

Redactor, fotografo y/o activista

ICredactor | 03 de Mayo de 2018

El primer caido en la batalla por la verdad es el espíritu crítico, los demás son solo la consecuencia inevitable. Quienes ostentan el poder conocen muy bien las debilidades de la naturaleza humana y las aprovechan sin ningún escrúpulo. El miedo y la verdad no se llevan nada bien, los instintos, como herramienta primitiva que son, no siempre nos sirven bien en la edad de la razón.

A Coruña, a 2 de Mayo de 2018

Galgos o podencos. Fabula de Tomás de Iriarte

Cada vez que conozco de primera mano los hechos y las circunstancias de una historia que llega a los medios con afan de "crear" opinión publica me sorprendo de lo sencilla que es esta tarea de manipulación, de cuan vulnerables somos ante el poder de los medios en ausencia de ese gran filtro, el espíritu crítico. Tal vez deberíamos frenar al miedo, despertar al espíritu crítico sin temor a la verdad y buscarla sin temer las consecuencias. De morir real y/o socialmente lo haríamos al menos con dignidad, la que otorga mirar a la verdad de frente.

Que puede ser más útil para ganar una batalla que convencer al "enemigo" de que quienes le combaten luchan en realidad por su bien, y no por su interés y en contra de su derecho. Las apariencias a menudo engañan y la realidad más difícil de interpretar es aquella que , aparentando favorecer nuestro interés, en realidad lo perjudica gravemente.

En este cuento de conejos y perros que es el día a día de la historia solo debería preocuparnos quien es quien en la cadena trófica. A fin de cuentas la diferencia está en si formamos o no parte del menú de cada día.

Que bueno sería que la humanidad se plantease la coexistencia de los individuos en otros términos, pero no es así. La vida sería despiadada si la piedad tuviese cabida en la naturaleza humana, pero la realidad es que lo hace de otro modo. El hombre es un lobo para el hombre

 

Más acciones:
Otros autores