17:17 h. Miércoles, 19 de Septiembre de 2018

ICredactor

Que los hechos hablen por si mismos

Redactor, fotografo y/o activista

ICredactor | 09 de Julio de 2018

Hemos empezado una nueva etapa inesperada con la ruptura de un tiempo de retroceso absoluto; algo que, no por predecible, parecía posible. Este nuevo tiempo empezó escribiendo el presente en tiempo futuro arrastrado por el ansia, la necesidad y las prisas; ahora los hechos tienen que empezar a hablar por si mismos una vez superada la fase de sorpresa ante lo "inesperado" porque el reloj corre.

A Coruña, a 8 de Julio de 2018

Luego de un largo tiempo de espera cargado de luchas y sueños, con metas definidas pero sin mayorías ni protagonistas alternativos claramente viables por sus apoyos políticos y de intención de voto de repente una sorpresa de segunda oportunidad y este impasse agotador de retroceso social sostenido sin precedentes terminó abruptamente. Se abre un nuevo tiempo de esperanzas e incógnitas todavía por despejar.

Es tiempo de que hablen los hechos y las despejen, es tiempo de esperanza, una a la que todos tenemos que dar una oportunidad, no porque sea inevitable el éxito o porque sea la en opinión de todos la mejor o la única opción, si no porque es absolutamente necesario. este país no puede, en mi opinión, esperar más.

Una y mil veces hemos sido capaces a lo largo de la historia de levantarnos tras una caída. Sabemos como se hace, esta escrito en la genética de nuestra especie, en nuestra memoria como pueblo. Porque se puede y se debe hacer, podremos, pero sin dejar atrás por perdida a nuestra gente, sería un precio demasiado alto.

Que nadie convierta su interés personal o de partido por encima de la necesidad general porque ningún pueblo ni tiempo es comprensivo en la derrota por división de fuerzas en tiempos de necesidad, cualesquiera que sean las excusas no serían suficientes.

Solo queda algo por decir: ¡Buenas noches y buena suerte!

Más acciones:
Otros autores