16:22 h. Miércoles, 19 de Septiembre de 2018

ICredactor

En redes "Seguir" no es adorar, tampoco ser amigos, es estar dispuesto a escuchar

Redactor, fotografo y/o activista

ICredactor | 09 de Julio de 2018

Las sutilezas de las redes sociales son parte de la tarea, tanto para quien sabe darse a conocer como para quién esta interesado (o no) en escuchar. En el terreno político pueden ser la diferencia que suma o resta, ya sea por facilitar o dificultar que se sepa como piensas y que haces.

A Coruña, a 8 de Julio de 2018

No es lo mismos estar interesado en escuchar que estar de acuerdo en todo sin matices. Yo no pertenezco a la estirpe de los adoradores de ídolos.

Mis observaciones y decisiones, en el día a día en el terreno social y político son complicadas, no me gustan los mensajes excesivamente fáciles y simplistas, la realidad es lo suficientemente compleja para que no resistan un escrutinio largo y puede hacerse comprensible empleando algo más de tiempo.

No me gustan los mensajes difíciles en exceso..., la realidad puede ser compleja, pero siempre hay modo de explicar el mensaje en términos más sencillos y comprensibles para cualquiera siempre que esté dispuesto a escuchar con propósito de entender.

Por uno y otro motivo raramente tengo paciencia para los discursos políticos y sin embargo me gusta escuchar una entrevista entre un periodista y un representante social o político inteligentes cuando ambos tienen el decoro y la cortesía de considerar que quienes los escuchan son lo suficientemente inteligentes para ser críticos y cuestionar dentro de las buenas formas.

De todas formas, y saliendo un poco del ámbito de las redes para ver más allá de sus estrechos límites, quisiera recordar a todos que la labor social, como la política, afecta a personas, muchas de las cuales no tienen acceso o rechazan el uso de las redes sociales.

Las organizaciones sociales y políticas deberían tener claro que el papel y la transmisión directa de información, junto con el contacto humano que conllevan, no solo no han perdido su eficiencia entre determinadas capas de la población, también son, en su caso, el único vehículo para que no se pueda manipular la información que les llega desde los medios de información establecidos.

De ahí la importancia de ciertos medios de carácter público (RTVE por ejemplo), cuya neutralidad debería ser tan incuestionable como la de la red, dado que los representantes sociales y políticos no pueden hacer llegar su mensaje, cada día o en cada ocasión relevante,  a toda la población de un país por medios ordinarios.

El derecho a la información independiente es importante, cuando el interés económico es más fuerte que la intención de informar, el resultado no siempre es el deseado y el negocio engulle al interés social.

En la "era de la información" no siempre estamos bien informados, aunque quizás suframos saturación de informaciones engañosas y a menudo contradictorias.

La libertad es conocimiento de información veraz y capacidad de elección. La sola libertad de elección no garantiza absolutamente nada, solo la expresión de nuestra voluntad.

Más acciones:
Otros autores