17:32 h. Lunes, 15 de Octubre de 2018

ICredactor

Unidad: Todas las herramientas, todas las luchas

Redactor, fotografo y/o activista

ICredactor | 18 de Marzo de 2018

La lucha social por los derechos requiere el uso de todas las herramientas, la unión de todas las luchas, no hay alternativa.

A Coruña, a 17 de Marzo de 2018

Los DD.HH. son un resumen de aquello a lo que todos tenemos derecho y, ni siquiera en aquellos paises que ponen más empeño en su implantación internacional sin que haya frontera que los excluya se cumplen en su totalidad.

En España sufrimos ciertos deficits, quizás como consecuencia de la larga, y aun no desaparecida influencia de la dictadura que personificó Francisco Franco. Cada rama de la lucha por los derechos fundamentales actua por separado, a menudo reñida con las otras, incluso dentro de cada rama hay división y luchas internas que afloran en cada tarea que intentan llevar adelante. El resultado es que se pierde fuerza, en la más importante de todas las guerras sin armas, aunque no incruentas.

Politica, sindical, social... tres ramas, una sola lucha. Precisamos de todas ellas, de su convivencia y cooperación en armonía. Mantenerlas separadas y enfrentadas es un viejo mal contagiado por la dictadura, un mal que afecta a las organizaciones, a las personas, al resultado. Si las organizaciones no la resuelven tendremos que hacerlo  las personas, cada uno de nosotros.

Las personas sufren deficit de derechos, las organizaciones organizan las luchas en su defensa, los políticos, desde el poder legislativo, tienen el deber de recoger las reivincidaciones, trasladarlas a la legislación vigente y comprobar su cumplimiento... El poder judicial debe hacer que se cumplan.

La clave es la interdependencia, ninguna de las ramas puede resolver los problemas en su totalidad por separado y la pregunta es: ¿Queremos ganar o perder estas luchas? De la respuesta tendrá que venir el como, la unidad es la única respuesta.

Si la lucha es nuestra, de las personas, a nosotros nos toca llamar al orden a las organizaciones encargadas de coordinar la labor. Cuando no funcionan es la sociedad, de modo directo y espontaneo, la que debe asumir su propia defensa y ponerlos en su lugar.

Los medios de comunicación tienen un papel fundamental, ofrecer información fidedigna. Un país, por pequeño que sea, depende de la información de los medios para facilitar el conocimiento necesario para que cada ciudadano pueda analizar la realidad y posicionarse en cada asunto que le concierne y en los que nos conciernen a todos.

Más acciones:
Otros autores