21:34 h. Miércoles, 21 de Noviembre de 2018

ICredactor

Lo viejo no acaba de morir, lo nuevo no acaba de nacer

Redactor, fotografo y/o activista

ICredactor | 07 de Julio de 2018

Según dicen esto ha ocurrido entre los partidos tradicionales y con los nuevos pero... ¿Qué ocurre dentro de los partidos tradicionales?¿Qué hay de su renovación para acomodarse a nuevas generaciones y nuevos modos de hacer política? Esta es mi reflexión de hoy.

A Coruña, a 6 de Julio de 2018

Cuando hablamos de partidos tradicionales frente a partidos nuevos notamos que ha cambiado el lenguaje en los partidos tradicionales, pero les esta costando hacer realidad y asentar los cambios, tanto en sus cuadros como en sus formas de hacer política y en sus nuevos "credos" ideológicos.

Cuando nos referimos a los partidos nuevos frente a los partidos tradicionales nos encontramos con la dificultad de definirse, con lineas claras... Están en pleno proceso de definición; el panorama apenas empieza a despejarse y definirse para mostrar sus lÍneas de pensamiento y actuación. También les falta definir la unidad como vía de llegar al poder para transformar, la causa principal y razón de ser de su nacimiento.

Los medios no hacen más que reflejar una realidad: El campo de juego político está en plena redefinición, los equipos no acaban de definir sus fichajes, nadie tiene clara cual es la linea de los nuevos entrenadores... Esto vale tanto para los jugadores como para los espectadores.

En algún momento se aclarará el panorama, pero no hoy... ¡Tal vez mañanaaaaaaaa! El caso es que el momento es crítico, la ansiedad crece, los problemas desbordan y, a fin de cuentas ¿Cómo está de claro el panorama en la mente de aquellos que con nuestras fichas de juego en la democracia representativa, tenemos que tomar decisiones en las próximas elecciones?

Yo, para mi propia cosecha tengo solo tres guías:

  • Las necesidades reales de la población, sus ilusiones, esperanzas de futuro y carencias.
  • La nueva visión de las necesidades de un mundo social global desde el punto de vista de las personas que viven como individuos en una familia, una comunidad local, un país, un continente o grupo de naciones que forman una unidad política, un mundo...
  • Por último, definidos ya los jugadores y sus equipos... ¡Habrá que tener en cuenta el cuidado del césped de un campo limitado, aquel donde jugaremos el partido!

Los organizadores de este "juego" de vida han de tener en cuenta que el objetivo no es ganar, es que la humanidad en su conjunto sobreviva a sus propios errores e inercias dando lugar a nuevas formas de pensar y hábitos que le permitan superar este tiempo de crisis para sembrar las semillas de una nueva era.

Necesitamos gente nueva,con visión de futuro, peto también la experiencia de los mayores, pero libre de viejos vicios, rutinas e inercias.

Es tiempo de pensar y hablar, el objetivo no es el éxito de individuos o partidos, es un objetivo humano que supera los límites geográficos y políticos que tratan de delimitar o marcar unas fronteras que solo las alambradas y las concertinas trasladan de los mapas a la realidad del mundo.

Este es un objetivo humano, al margen de distinciones y lineas imaginarias; las reglas en este caso las marcan la capacidad de recuperación del césped de nuestro campo de juego. Nadie podrá jugar en un campo verde transformado en desierto...

Comer y beber no son objetivos, son necesidades. El ecosistema no se puede comprar con ningún nivel de éxito económico.

Es tiempo de reflexión reposada..., de decisión y acción prudente... No valen viejas reglas cortoplacistas.  No habrávencedores y vencidos, solo supervivientes o un nuevo libro de la historia de la evolución.

Más acciones:
Otros autores